Desde que la fisioterapia es ciencia se llevan discutiendo sus técnicas y la eficacia de estas. Muchas de ellas (mayormente técnicas pasivas) han demostrado tener pocos beneficios más allá del efecto placebo, y algunas también son discutidas ya que parecen no tener más eficacia que no realizar ningún tratamiento y dejar que el tiempo pase.

Más allá de qué técnicas están o no avaladas por la ciencia (tema que trataremos en otro post), hoy quiero hablarte de las intervenciones que podemos hacer los fisioterapeutas y que SEGURO están tanto por encima del efecto placebo como por encima del no tratamiento.

Intervenciones que, desde mi punto de vista, son la esencia de la fisioterapia, aquello por lo que nuestra profesión tiene sentido y todo aquello que debería estar en la base de cualquier tratamiento que realicemos.

 

La mayoría de las veces nos centramos en la parte técnica de la fisioterapia, dejando de lado lo que representa la esencia de la fisioterapia

 

Impulsar hábitos de vida saludables

 

Esta es la primera y la que te puede parecer más común y lógica de todas. Los fisioterapeutas tenemos tanto la responsabilidad como la opción de ayudar a que nuestros pacientes cambien a hábitos más saludables.

Y aunque seguramente no te esté descubriendo América, añado esta intervención a la lista ya que muchas veces es la que más pasa desapercibida. Nos gusta mucho poner la mano encima a la gente, masajear, pinchar, retorcer, y muchas veces ni nos preguntamos si el paciente hace el ejercicio semanal suficiente, si tiene el descanso necesario para que sus tejidos recuperen, o si cada día se toma 4 cajas de ibuprofeno aliñadas con tranquimacin.

Muchas veces, y más en dolor crónico, será mucho más importante cualquier pequeño cambio de hábitos que puedas ayudar a construir, que nada de lo que puedas hacer tanto pasiva como activamente en una sesión de fisioterapia.

 

Cambiar la visión de la patología

 

Cada uno de los pacientes que entren a nuestra consulta, van a entrar con una característica en común: EL DOLOR.

Es por ello por lo que nosotros debemos ser los primeros que entendamos el dolor, y que, con nuestras explicaciones, ayudemos a cambiar la visión de nuestros pacientes sobre la patología.

Puntos importantes y necesarios a explicar sobre el dolor:

 

  • El dolor no siempre va en relación con la cantidad de daño en el tejido.
  • Puedes tener dolor sin que nada esté roto.
  • El dolor funciona como un mecanismo de alarma.
  • El cerebro es el que siempre decidirá si algo debe provocar dolor o no. Si el cerebro interpreta que en una situación hay un peligro, enviará una señal de dolor. Aunque no se esté produciendo ningún daño en el tejido.
  • El dolor no está en tu cabeza. Es real y influye a cada persona de manera diferente.
  • El dolor está influenciado por muchas otras cosas ajenas a los tejidos del cuerpo. Algunas de estas pueden ser el descanso, las relaciones sociales, el estrés, el trabajo, las experiencias previas…
  • El dolor es necesario para la supervivencia del ser humano.
  • El movimiento es el mejor aliado para eliminar o disminuir del dolor.

 

De todas estas posibles explicaciones y matices, elije las que creas que pueden ser más útiles y necesarias para el paciente que tienes delante. Si te pones a recitar todo el temario de cuarto de fisioterapia, sólo conseguirás que tu paciente no te entienda y no se acuerde de nada al llegar a casa.

 

Aunque seguro que sacaste un 10 en el examen de neurofisiología del dolor, simplifica y elige bien tus explicaciones.

 

Eliminar el miedo al movimiento e impulsarlo

 

Una de las intervenciones más importantes que puede y debe hacer un fisioterapeuta es que su paciente no le tenga miedo a ningún movimiento.

El movimiento es la base para eliminar el dolor, y el miedo al movimiento causa precisamente lo contrario.

Cuanto más temes mover el tejido doloroso para no agravar los síntomas, menos movilizas el tejido, por lo cuál menos se regenera ese tejido, más dolor tienes, y cuanto más dolor tienes menos te mueves.

Esto es a lo que yo llamo el bucle del dolor:

 

¿Qué debemos hacer para eliminar o disminuir el dolor en estos casos?

Producir movimiento activo y NO DOLOROSO que hará que se pierda el miedo al movimiento, lo que a su vez hará que disminuya el dolor.

A veces lo más simple es lo más acertado.

 

Promover y usar los múltiples beneficios del ejercicio

 

Si consigues que alguien haga ejercicio, o que mueva la parte del cuerpo que está produciendo dolor, además de conseguir lo que anteriormente te he explicado con el bucle, ya te estarás beneficiando de los beneficios del ejercicio. En esta entrada te hablo de ellos.

 

Si quieres descargar esta y las demás infografías que iré añadiendo, suscríbete y recibirás el enlace al e-mail.

 

Adaptar los tejidos a la carga

 

Las lesiones y el dolor en el tejido musculoesquelético, en su mayor parte, suele producirse por una causa:

El aumento de carga en un tejido sin que este tejido esté preparado para ella.

¿Cuántas veces hemos visto a alguien que, por querer igualar a su compañero de gimnasio o por querer acelerar la operación bikini, coge más peso del que puede soportar y se lesiona o tiene dolor?

¿Cuántas veces hemos visto a una persona sedentaria, que un día decide ponerse a arreglar el garaje y, al levantar una caja pesada, su columna lumbar le dice: Hola Manolo, estoy aquí y te voy a joder la semana?

Precisamente estos casos y muchos más, son debidos a que el esfuerzo o carga ha sido muy superior a la capacidad del tejido,y el cerebro, en forma de defensa (tanto por una lesión en el tejido como sin lesión en el tejido), ha hecho sonar la alarma y ha empezado a producir dolor.

 

Entonces, ¿se podrían haber evitado estos incidentes?

-Sí

-Adaptando los tejidos a la carga

¿Se pueden tratar estos incidentes una vez han ocurrido?

-Sí

-Adaptando los tejidos a la carga.

 

Adaptar los tejidos a la carga será lo que por una parte evite que empiece un episodio de dolor, y, por otra parte, una vez ya haya una lesión o dolor, permitir el tratamiento, la curación del tejido y disminuir el riesgo de recaídas, favoreciendo y permitiendo una buena rehabilitación.

 

Resumen y conclusión

 

Estos 5 puntos son los que SÍ o SÍ van a permanecer en el tiempo en la fisioterapia. Se podrán modificar de una manera u otra o cambiar algunas explicaciones, pero nunca se van a dejar de usar.

En cualquier tipo de paciente y patología que se presente a tu consulta, será imprescindible trabajar algún punto de los expuestos anteriormente.

Exprime bien estos básicos y luego ya debatiremos sobre cuál técnica específica es superior a cuál.

 

 



 

 

¡Muchas gracias por leerlo!

Si te ha gustado, por favor considera compartirlo y suscribirte en el formulario de aquí abajo para no perderte nada! 🙂